El Método KonMari

Marie Kondo es una consultora de organización japonesa. Con casi cuatro millones de copias vendidas de sus libros, los cuales han sido traducidos a múltiples idiomas, es una de las 100 personas más influyentes del mundo. Desde pequeña se interesó por la decoración de interiores y por el orden, hasta que un día decidió hacer de su pasión su profesión creando el Método KonMari, que está poniendo en orden las casas y oficinas de medio mundo.

Tres pasos

El método KonMari se resume en tres simples pasos: sacar todo lo de una categoría, decidir qué se queda y qué se deshecha, y elegir dónde ponerlo.
En primer lugar, ordena por categorías y no por ubicaciones. Normalmente estos dos conceptos van de la mano, pero no siempre es así. Podemos tener, por ejemplo, en el dormitorio libros de novelas románticas que leemos antes de dormir, en el salón libros de texto y en la cocina libros de recetas. Ordenar por categorías te ahorrará tiempo y esfuerzo a la hora de llevar a cabo los tres pasos.

Saca todo lo de una categoría

Volviendo al ejemplo de los libros, saca todos los libros (las revistas también) y ponlos juntos en un mismo sitio, sobre la cama, sobre una mesa o sobre el suelo, dependiendo de cuántos tengas. Esto te va a dar una imagen objetiva de cuántas cosas tienes realmente. Aquí nos damos cuenta de cuánto acumulamos.

Decide qué te quedas y qué vas a desechar

Ahora coge los libros de uno en uno y hazte la pregunta: “¿Esto me hace feliz?” Si es así, consérvalo. Si no, tíralo, regálalo, véndelo, dónalo a la biblioteca. Como resultado, al final de todo el proceso, cuando termines con todas las categorías, en tu casa estarás rodeado sólo de las cosas que te hacen feliz. Suena bien, ¿verdad?

Elige dónde ponerlo

El criterio es muy simple: lo objetos de una misma categoría tienen que ir juntos y, además, tiene que resultar fácil colocarlos en su sitio después de utilizar. Si para guardar un libro después de leer tienes que coger una silla de la cocina para ponerlo en el estante más alto que tienes en casa detrás de una caja, probablemente te dé demasiada pereza guardarlo ahí.

Las categorías

Aquí te enumero las categorías por orden. Empieza por la ropa, los libros y los papeles, porque son las categorías más fáciles. Después sigue por la categoría Komono que consiste en todos los demás objetos que tenemos por casa. Y para finalizar ordena los objetos de valor sentimental, que son los más difíciles.

1º: Ropa

La ropa se puede a su vez subdividir en las siguientes subcategorías:
  • Partes de arriba: camisetas, jerséis, etc.
  • Partes de abajo: pantalones, faldas, etc.
  • Ropa para colgar: abrigos, vestidos, trajes, etc.
  • Calcetines
  • Ropa interior
  • Bolsos y similares
  • Accesorios: bufandas, gorros, cinturones, etc.
  • Ropa para actividades específicas: ropa de deporte, ropa para la huerta, uniformes, etc.
  • Zapatos
Como puedes ver, los zapatos y los bolsos está incluidos en la categoría de ropa. Según Marie Kondo este orden de subcategorías resulta ser el más eficaz, de todas formas, en mi opinión, seguir otro orden no afectará necesariamente el resultado o el esfuerzo que suponga el trabajo de ordenar nuestra ropa. Hay que procurar tener la mayor cantidad posible de ropa doblada en vez de colgarla en perchas. Esto te ahorrará mucho espacio. Además, resulta muy práctico tenerla doblada en vertical. Así, cuando sacas una camiseta no se desordenan automáticamente todas las demás, y, aparte, tendrás en todo momento presente cuántas prendas tienes, ya que estarán todas bien visibles.

2º: Libros

De nuevo, guarda sólo los libros que te dan alegría y guárdalos todo juntos. Se pueden ordenar en siguientes subcategorías:
  • Generales: libros que lees por gusto
  • Prácticos: libros de texto, de consulta, recetarios, etc.
  • Visuales: colecciones de fotos, etc.
  • Revistas

3º: Papeles

Aquí la regla de oro es tirarlo todo. Guardar papeles por guardar no tiene ningún sentido, sólo ocuparán sitio y nos darán dolores de cabeza intentando clasificarlos. Pero toda regla de oro tiene excepciones, hay ciertos papeles que no podemos tirar.
  • Papeles de uso ocasional: papeles personales importantes (partida de nacimiento, diploma de la universidad, etc.), pólizas de seguros, contratos y garantías. Estos papeles cabrán sin problemas en una carpeta fina.
  • Papeles de uso frecuente: apuntes de clase, etc. Tienen que estar accesibles y hay que tener cuidado de no acumular. Por ejemplo, sé sincero contigo mismo, los apuntes de las asignaturas que ya has aprobado, o papeles de conferencias o seminarios a los que has asistido, no los vas a volver a tocar nunca. Tíralos sin remordimientos.
  • Papeles que necesitan atención: cartas para enviar, formularios para rellenar, periódicos para leer, etc. En primer lugar, tienen que estar a la vista. En segundo lugar, hay que procurar que la carpeta de “papeles que necesitan atención” esté vacía. Si tiene algo dentro significa que tiene algo pendiente por hacer. Una vez que has completado esa tarea, el papel se puede desechar.

4º: Komono

Aquí la lista de subcategorías podría ser interminable. Éstas son las más importantes:
  • CDs y DVDs
  • Productos para el cuidado de la piel
  • Maquillaje
  • Accesorios
  • Objetos de valor: pasaportes, tarjetas de crédito, etc.
  • Aparatos eléctricos, cables, todo lo que parezca vagamente “eléctrico”
  • Artículos para el hogar: materiales de papelería, juegos de costura, etc.
  • Provisiones domésticas: medicamentos, productos de limpieza, pañuelos, etc.
  • Artículos de cocina y alimentos
  • Otros
Si tienes muchos objetos para una actividad en particular, como, por ejemplo, la jardinería, trátalos como una sola subcategoría.

5º: Objetos de valor sentimental

Ésta es la categoría más difícil, por eso la dejamos para el último lugar. Como siempre, junta todos estos objetos en un sitio y evalúa cada objeto uno a uno. Si no te provoca alegría tíralo sin remordimientos. Si te hace feliz, consérvalo sin importar lo que piensen los demás. Los puedes utilizar para decorar toda la casa o crear un rinconcito personal. También puedes convertir una caja en un “baúl de los recuerdos” que te vaya a alegrar el día cada vez que lo abras.

Disfruta de tu casa

Ahora que tu casa está en orden, puedes ocupar tu mente en cosas más importantes sin que tengas en la cabeza de fondo el “ruido” de “tengo eso desordenado, no me puedo concentrar”. Al fin y al cabo, el orden no es lo más importante, se puede vivir en una casa desordenada. Pero hay que reconocer, que tener la casa abarrotada, sobre todo si tenemos muchas cosas que no tienen un sitio adjudicado, nos impide concentrarnos al cien por cien en nuestros grandes objetivos, como podría ser montar un negocio, ser exitosos en los estudios o educar bien a nuestros hijos. Cuando no tengas tantas cosas, tendrás menos para ordenar. Y si todas tus cosas tienen un sitio adjudicado, el cual, además, es accesible, será muchísimo más rápido y fácil mantener ese orden. Esto supone un importante ahorro de tiempo en nuestro día a día. También ahorrarás tiempo en buscar dónde tienes algo que necesitas, ya que sabrás siempre dónde tienes todo.
Realmente recomiendo mucho los dos libros de Marie Kondo: “La magia del orden” y “La felicidad después del orden”. En el primero encontrarás explicaciones mucho más detalladas de su método, además de otros trucos. Hay que tener en cuenta de que la autora es una persona que se ha pasado toda su vida dedicada al orden y a la organización. En su camino ha acumulado mucha experiencia que ahora comparte con nosotros. El segundo libro es una guía visual de cómo ordenar cada categoría. Enseña, por ejemplo cómo doblar cada tipo de prenda en vertical. Resulta muy útil para ahorrarnos comederos de cabeza a la hora de decidir cómo vamos a poner las cosas en el sitio que le hemos adjudicado para que ocupen menos y, a la vez sean accesibles y fáciles de guardar.
513AUXR3ZtL

Cómpralo aquí: La magia del orden : herramientas para ordenar tu casa– ¡y tu vida!

51jFUB6njNL
Cómpralo aquí: La felicidad después del orden (La magia del orden 2): Una clase magistral ilustrada sobre el arte de organizar el hogar y la vida (Cuerpo y mente)

Anuncios

Un comentario en “El Método KonMari

  1. Pingback: El método KonMari un año después – Belén Casado Alcalde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s